CanalTravino y las heladas (III)

Métodos activos para proteger el vino de las heladas.


Publicado 16-06-2021






Las heladas tardías arrasan gran parte del viñedo y ponen en evidencia la necesidad de sistemas eficaces de alerta meteorológica que permitan a los viticultores disponer de tiempo para utilizar algún método de protección del viñedo.


En CanalTravino realizamos un repaso por los sistemas de protección directa contra las heladas en viñedo que, como cada año y por estas fechas se ha vuelto a poner de actualidad en los medios de comunicación.


Entre los métodos fundamentales de protección activa, podemos enumerar:


El riego por aspersión: la utilización de aspersores consiste en regar las viñas para que los brotes de la vid queden atrapados en una burbuja de agua congelada,  y sea el mismo hielo el que mantenga aislado al fruto de una temperatura inferior a cero grados. El uso de esta técnica implica todo un estudio sobre cuándo comenzar, cuándo detenerlos, y el caudal de agua a utilizar para que no se quemen estos brotes que el proceso de descongelación.

 

El riego de superficie: se trata de un riego por inundación o "manto", con el fin que el agua libere paulatinamente su calor al enfriarse,  el riesgo es que si la helada dura mucho tiempo, se forma hielo. También Puede acarrear una serie de peligros como enfermedades por humedad o asfixia. Funciona mejor con heladas por irradiación.


Las estufas: se trata de un sistema complejo que consiste en proporcionar calor seco al ambiente con calefactores o quemadores alimentados con diferentes tipos de combustibles, también se utilizan bidones en los que se quema leña o las vides de la poda, haciendo subir la temperatura del aire que rodea a las plantas. Estos bidones, suelen colocarse la mayoría en las puntas de las hileras. 


Los ventiladores: se utilizan grandes aspas para realizar una "mezcla" de las distintas capas de aire y evitar el descenso de la temperatura de aquellas capas más bajas. Consumen menos energía y son más "limpios". Su modo de funcionamiento consiste en extraer el aire de la parte superior y empujarlo con una ligera inclinación entre la torre y el suelo, mezclando así las diferentes capas.


Las velas o "bougies": en la actualidad muchos viticultores emplean gruesas velas de parafina colocadas en botes de latón. Se encienden las velas cuando el termómetro desciende hasta los 0 grados en un día húmedo o los -2,5 grados en un día seco. Debido a su coste se utiliza en los viñedos más expuestos a las heladas: unas 400 velas por hectárea, que arden durante alrededor de 8 horas. También se las conoce como "las candelarias", si quieres saber un poco más sobre ellas, te dejamos esta entrada del blog en la que te hablamos sobre ellas.


Los helicópteros: volando a baja altitud -menos de 20 metros- agitan el aire encima de los viñedos, ayudando así a calentar el aire a la altura de las cepas. Una operación de riesgo debido a la escasa visibilidad al alba y también costosa.



Comentarios sobre :
CanalTravino y las heladas (III)

Buscar en el blog

Últimos artículos del blog